La Unidad de Salud Mental y Psiquiatría del Hospital ancuditano no quedó ajena a la jornada de reflexión, con actividades donde participaron los usuarios de los programas.

 

 Como cada 10 de Octubre, a nivel internacional se conmemora el Día de la Salud Mental. Y este año el llamado fue a contactar con la vida. Así lo planteó la Psiquiatra Dra. Jaqueline Sánchez, referente de Salud Mental y Coordinadora de la red del Servicio de Salud Chiloé, quien estuvo en Ancud participando de las actividades recreativas. “Hemos acompañado al equipo de Salud Mental y Psiquiatría del Hospital, que ha tenido una programación durante la mañana con los usuarios y participantes de los dispositivos. Ha sido gratificante estar con ellos”, dijo de entrada la profesional.

Este año la conmemoración estuvo centrada en la prevención del suicidio, de cómo abordar situaciones adversas que se enfrentan en la vida y, principalmente, cómo, desde afuera, podemos aportar a evitar trágicas decisiones de este tipo. “Hay que hablar seriamente de este tema, y señalar que todas las personas podemos prevenirlo si damos la ayuda que corresponde en el momento adecuado. Un dato importante es que cada 40 segundos fallece una persona en el mundo por suicidio. Si nosotros nos tomamos esos mismos 40 segundos cuando alguien necesita ayuda en ese momento adecuado, podemos evitarlo. Con mucha esperanza hacemos el llamado a que todos podemos prevenirlo”, agregó la Dra. Sánchez.

 

BUSCAR AYUDA PROFESIONAL

La misma referente del tema en el SSCH, sostiene que hay épocas en el año que facilitan que algunos cuadros se descompensen, y eso corresponde en diversas situaciones a la primavera, lo que lleva aparejada la posibilidad que aumenten los suicidios. “En general, las personas que se suicidan no han sido atendidas por el sistema de salud. El llamado es a consultar a tiempo, que las familias se abran a conversar este tema y acompañen a los servicios de salud a las personas que requieren ayuda, para conversar con algún profesional que los pueda acoger y encontrar solución a estas situaciones”.

La Dra. Sánchez dijo que las personas también pueden llamar al nivel Salud Responde, al número 600 360 7777. O también se puede obtener información desde la aplicación de la fundación Todo Mejora, cuya misión es promover el bienestar de niños, niñas y adolescentes que sufren bullying y comportamiento suicida, debido a discriminación basada en orientación sexual, identidad y expresión de género. Además, junto a esta entidad, más el movimiento MOGALETH y la Universidad Austral de Chile, se produjo un video, que busca ayudar con la prevención. El video puede ser hallado en Youtube, en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=ssrqYtgNXIg

 



MIRAR A NUESTRO ALREDEDOR

La Directora del Hospital ancuditano, Dra. Huguette Urbina Reyes, resaltó la tarea que ha desarrollado en el último tiempo la referente de Salud Mental del Servicio de Salud. “Ella ha estado permanentemente viniendo a nuestro Hospital a otorgar atenciones, a guiar a la Unidad de Salud Mental de nuestra institución por meses, ha sido una gran referente”. La profesional remarca la importancia del lema impulsado este año, Conecta con la Vida. “Detrás de una persona que se suicida, hay veinte que lo intentaron. La cifra es alarmante, sobre todo cuando consideramos el aumento en un porcentaje altísimo de suicidios de gente muy joven, entre los 15 y 21 años, o en etapas laborales, padres de familia incluso”.

La Directora puso énfasis en el rol que juegan quienes rodean a una persona que está pasando un mal momento. “Tal como dijo la doctora Sánchez, nos toma cuarenta segundos mirar a alguien a nuestro alrededor. La invitación es ser más empático; como padres tenemos una gran función, que es la de proteger a  nuestros  niños, niñas y adolescentes, y darles el tiempo para que se comuniquen. Hacer cosas en conjunto, en familia; el hecho que exista diálogo puede hacer deponer una actitud que puede ser atentatoria contra su vida. Invitamos a todos a mirar a quienes tenemos al lado. Se sabe positivamente que personas que han intentado suicidarse y han tenido un seguimiento o si alguien los acompaña, disminuye significativamente la tasa en ese grupo de personas. Es fácil mirar hacia el lado y ayudar a personas que lo necesitan. Una palabra, un cariño, es tan fácil…”, reflexionó la doctora Huguette Urbina.