Bajo el alero de la denominada “Ley Ricarte Soto”, esta enfermedad fue incluida dentro de las prestaciones que requieren medicamentos de alto costo. En Chiloé se estima que el beneficio alcanzará a medio centenar de pacientes, en primera instancia.

 

La atención en Reumatología que desde hace unos años se viene prestando en el Hospital de Ancud, dio un gran salto en las últimas semanas. Ello porque tras la inclusión en la “Ley Ricarte Soto” de la enfermedad llamada Artritis Psoriática, aproximadamente medio centenar de personas que la padecen, podrán acceder a tratamiento gratuito.

Se trata de la Ley N° 20.850, de junio de 2015 del Ministerio de Salud, que creó un sistema de protección financiera para diagnósticos y tratamientos de alto costo. El cuerpo legal entrega protección financiera a condiciones específicas de salud, tales como enfermedades oncológicas, inmunológicas y raras o poco frecuentes, que hayan sido determinadas a través de un Decreto Supremo del MINSAL. Otorga protección financiera a todos los usuarios de los sistemas previsionales de salud, vale decir FONASA, CAPREDENA, DIPRECA e ISAPRES, sin importar su situación socioeconómica.

Es por ello que el Reumatólogo que trabaja en el recinto asistencial ancuditano, Dr. Carlos Martínez, difundió a diversos profesionales locales los alcances de este nuevo beneficio en salud pública. Se trató del quinto curso de capacitación que Martínez desarrolla en Chiloé, y el cuarto en la ciudad de Ancud, con el objetivo de puntualizar detalles de cómo se puede acceder al tratamiento que requieren los usuarios con Artritis Psoriática. A contar del 1 de julio pasado, esta patología podrá tratarse de manera gratuita. “Tiene diferencias importantes con la Artritis Reumatoide, porque además de afectar las articulaciones –entre las características principales de la Artritis Reumatoide-, afecta a la piel. Eso conlleva un importante cambio en cómo el paciente percibe su enfermedad, porque además de inhabilitarse producto del dolor y la inflamación, se inhabilita debido a estas lesiones cutáneas, que provocan, por ejemplo, que la persona no quiera ir a la playa o compartir una piscina, porque se sienten observados o minimizados. La gente lo percibe como algo negativo”, explica el Reumatólogo, en alusión a la exposición en la piel de las lesiones que provoca la Artritis Psoriática.

 


TERAPIA QUE CAMBIA VIDAS…

La buena noticia es que desde el mes de Julio, los medicamentos serán gratuitos. “Esta nueva terapia da la oportunidad no solamente de tratar la parte articular, sino además lo cutáneo. Eso tiene un tremendo impacto no solo en lo funcional, sino además en lo psicológico de cada paciente. Ahora tenemos la posibilidad de tratar a estas personas que estaban quedando fuera, y darles la oportunidad de cambiar sus vidas”, agrega.

El profesional comenta que estas enfermedades, desafortunadamente, son crónicas, tal como la hipertensión o la diabetes, y necesitan tratamiento. Pero cuando se tratan, se logran controlar y mejorar aspectos importantes de la calidad de vida. “Otra cosa que diferencia a esta enfermedad de la Artritis Reumatoide, es la afectación del esqueleto axial, que tiene relación con la columna, los hombros o caderas. Produce gran limitación de movilidad en la región del cuello, limita en cosas tan básicas como girar la cabeza. Entonces, esta es una nueva oportunidad de llegar con estos tratamientos de última generación y de primera línea a los pacientes de Chiloé, como lo hemos estado haciendo por cuatro años”, sostiene el Dr. Martínez.

Durante la capacitación en Ancud, estuvo acompañado del Dr. Christian Zenteno, Reumatólogo jefe de la especialidad en el Hospital Regional de Iquique y miembro de la Comisión de Expertos de Artritis Psoriática y presidente de la filial norte de la Sociedad Chilena de Reumatología. Los profesionales de esta área bregaron para que la enfermedad fuese financiada por el Estado, debido al alto costo del tratamiento. “Nuestros pacientes estaban abandonados, no teníamos muchas alternativas de tratamiento. La aparición de la ley Ricarte Soto ha favorecido a mucha gente. Les va a cambiar su expectativa de vida, no solamente para los pacientes, sino para su familia también, en su trabajo. Esto es algo que cambia la vida de las personas. Por eso estamos agradecidos de los esfuerzos que se hicieron para tener estos medicamentos, que son de alto costo. Estamos muy contentos que este sueño que teníamos los reumatólogos durante tanto tiempo, se hiciera realidad”, expresó el médico.

  

TRATAMIENTO DE NIVEL MUNDIAL

Zenteno cuenta que con la incorporación de la Artritis Psoriática a la Ley 20.850, se entregará un tratamiento de primer nivel. “Nosotros tratamos de dar la mejor calidad de atención a nuestros pacientes; sentíamos que lo estábamos haciendo bien desde el punto de vista académico, de nuestra formación. Pero nos faltaba el apoyo del Estado para tener estos medicamentos de última generación, para poder disfrutar de los beneficios que están demostrados y publicados a nivel internacional. Hay mucha historia detrás de lo que tenemos actualmente, muchas reuniones de trabajo y esfuerzos aunados para que esto se hiciese realidad”, puntualizó.

El Dr. Carlos Martínez apunta que, al igual que en la Artritis Reumatoide, las terapias biológicas son el tratamiento para la Psoriática. “En algunos aspectos coincide con el tratamiento de la Artritis Reumatoide; lo que varía es cómo funciona y esta ley incorpora mecanismos de acción distintos al de la Reumatoide, pero está en el mismo marco de las terapias biológicas que venimos usando hace largo rato acá y privilegiados por la cantidad de pacientes que hemos podido beneficiar”, señala.

En efecto, en Ancud hay cerca de 110 usuarios y en Castro otros 30 que acceden a la terapia biológica para Artritis Reumatoide. A nivel provincial, son unos 150 en total los beneficiados. “Si bien el número más grande está en Ancud, hemos sido capaces de abordar generosamente como Hospital de Ancud a personas de distintas partes de la isla. Nuestra intención es llegar a cualquier paciente que necesite este tratamiento en la isla de Chiloé y poder otorgárselo según corresponda”, plantea Martínez, misma prerrogativa que seguirá para quienes padecen Artritis Psoriática.

 


INCORPORANDO PACIENTES

Respecto a los resultados de estas terapias en los pacientes que periódicamente se la aplican, el Reumátologo del Hospital de Ancud los califica simplemente como “espectaculares”. “Hemos impactado y cambiado vidas. Como un paciente que tenía grandes dificultades hasta para vestirse, pasó a ser orfebre, a hacer joyas. O personas que tenían problemas para desplazarse, pasaron a hacer repostería, por ejemplo. Esos cambios son los que nos impulsan a continuar y seguir beneficiando a quienes requieran estos tratamientos”, detalla.

La Artritis Psoriática tiene una prevalencia menor que la Reumatoide, no obstante, se estima que pudiese llegarse a un 20% de la cifra de quienes tienen Reumatoide en Chiloé. “Debiésemos llegar a unos 30 a 40 pacientes de aquí a fin de año. A la fecha ya tenemos captados a una decena de ellos. Estamos cosechando las redes que hemos sembrado para Artritis Reumatoide y aprovecharlas en virtud de los pacientes que tienen esta otra patología, y que en el fondo se han visto beneficiados del trabajo que hemos estado haciendo desde hace años”, comenta Martínez.

Finalmente, agradeció la participación de todos los estamentos del Hospital de Ancud. “Como SOME, Enfermería, a la Dirección, entre otros, que siempre nos han dado todas las facilidades para hacer estas actividades y llegar a todos los pacientes. Siempre paso a paso, pero con el interés de beneficiarlos a ellos, darles la oportunidad de ir mejorando cada día”, manifestó el Reumatólogo Carlos Martínez.