Aprovechando la conmemoración del Día del Donante de Sangre, la Unidad de Medicina Trasfusional reconoció el valioso aporte de algunos vecinos y funcionarios que han tenido una actitud altruista con sus semejantes...

 

Un ameno desayuno compartieron funcionarios del Hospital de Ancud y algunos vecinos, a modo de reconocimiento por su constante apoyo a los demás a través de sus donaciones altruistas de sangre. La actividad fue organizada por la Unidad de Medicina Trasfusional del recinto asistencial, que está en constante trabajo para mantener los stocks del vital elemento ante cualquier emergencia. Pero la sangre se requiere casi a diario. Cada vez que un donante entrega la suya, se pueden salvar al menos tres vidas de personas que han sufrido accidentes, o también a personas con cáncer, cirugías complejas y trasplantados de órganos, por mencionar algunos casos.

Por ello es que resulta vital promover continuamente la donación altruista, es decir, entregar parte de nuestra sangre sin saber a quién beneficiará. “La sangre es un insumo que solo puede obtenerse a través de la donación, no se sintetiza de alguna manera; por eso el llamado es constante para que la gente esté donando”, comenta la Tecnóloga Médica Catherine Cerda, Encargada de la Unidad de Medicina Trasfusional del hospital ancuditano.

La profesional cuenta que la sangre generalmente dura 42 días, dependiendo del preservante que se agregue. Si no se utiliza, se elimina. “Por eso todo el tiempo tenemos que estar haciendo colectas de sangre para abastecer y tener stock. Existen cirugías, como las cardiacas, donde los donantes son más que para una cirugía normal, donde son dos. A ellos les piden tres. Tenemos muchos pacientes acá son síndrome linfoproliferativo, que necesitan constantemente donación de plaquetas o glóbulos rojos. Para ellos tenemos que estar constantemente trabajando”.

 


DONACION ALTRUISTA

Medicina Trasfusional del Hospital cuenta con un stock de 10 unidades O+; 2 A+; 2 B+ y 2 O-. Pero en ciertos momentos del año, como feriados largos o festividades, por ejemplo, debe haber más stock ante cualquier contingencia. Se trabaja en conjunto con el Centro de Sangre “Austral” de Puerto Montt. En Ancud se extrae y esa sangre viaja a la capital regional para su análisis microbiológico e inmunológico. Una vez comprobada su inocuidad, se devuelve al hospital ancuditano para incorporarla al stock.

Para la Dra. Huguettte Urbina Reyes, Subdirectora Médica del Hospital de Ancud, la donación de sangre es un tema importantísimo para salvar vidas o mejorar la calidad de vida en muchos casos. “Se dice que un paciente puede salvar tres vidas adultas o cinco menores. La donación altruista, de la persona que no sabe a quién le está donando, es la que más nos interesa, porque además es algo que se puede hacer con mucha calidad y tener los resguardos para atender a los pacientes crónicos, que requieren transfusiones permanentemente, o también a personas que han sufrido accidentes, por ejemplo”, explica.

En Chile, los donantes se han mantenido en los últimos años. Pero se debe estar alerta. “Siempre es importante que la gente venga a donar, porque en caso de haber una situación mayor, requeriremos de mucha sangre. Los donantes que tenemos en el país son entre 14 y 16 personas por cada mil habitantes. Lo ideal sería unos 20 donantes por cada mil. En países desarrollados esta cantidad alcanza a 40 donantes por cada mil habitantes. En nuestro país no ha ido bajando la cantidad, quizás nos hemos mantenido así en el último tiempo. Por eso es importante estimular la donación”, agrega la Dra. Urbina.

 


APORTE DE FUNCIONARIOS

Durante la conmemoración del Día del Donante, se destacó a las personas que han donado más de tres veces en los últimos dos años. La mayoría fueron funcionarios del Hospital, pero también se resaltó el aporte de la comunidad. Muchos no pudieron llegar por motivos de trabajo. “Hay funcionarios que tienen hasta cinco, seis u ocho donaciones en los últimos dos años. Los funcionarios están totalmente comprometidos y hay una red de donantes, entonces cada vez que organizamos, ellos acuden”, relata la Tecnóloga Médica Catherine Cerda.

La profesional reiteró la invitación a la comunidad para la siguiente colecta, que será el 4 de julio entre las 11 de la mañana y las 15 horas, en el Auditorio del Hospital. “Se les pide que traigan carnet, que vengan con un buen desayuno y que tomen 500 cc de agua. Personas sanas, hipertensos y diabéticos controlados, pueden donar”, puntualizó Cerda. Otros requisitos son pesar más de 50 kilos y tener entre 18 y 60 años. “Como Hospital agradecemos públicamente a la comunidad anónima, a aquellos hombres y mujeres donantes de sangre que regalan una parte de su vida de una forma concreta, más allá del discurso”, dijo finalmente la Encargada de la Unidad de Medicina Trasfusional.