Seguir avanzando, nuestro desafío…

 

Por César González Erices

Abogado

Director (S) Hospital de Ancud

 

El Hospital de Ancud, en el año 2018, se sometió a un proceso de evaluación voluntariamente, en el cual se nos midió en el cumplimiento de un conjunto de estándares de calidad fijados y normados por el Ministerio de Salud. Dicho proceso es la denominada Acreditación.

Para nuestro Hospital, la acreditación va más allá de una mera certificación por parte de la Superintendencia de Salud. Para nuestro centro asistencial, este proceso ha significado el instalar, en todos nuestros funcionarios, el concepto de Calidad y Seguridad en la atención de nuestros usuarios y la disminución de sus riesgos. Para ello se tuvo que cumplir con las condiciones establecidas por la ley, que dicen relación con el mejoramiento de la calidad y la disminución de los riesgos asociados, el respeto a la dignidad de los pacientes, acceso, oportunidad y continuidad de la atención, competencias del Recurso Humano, seguridad de equipamiento e instalaciones, entre otros aspectos.

En el mes de abril del presente, el órgano fiscalizador se hizo presente en nuestro establecimiento, con el objetivo de constatar si aquellos aspectos que permitieron en su oportunidad acreditar, se mantienen, se observan o bien se verifica que se incumplen, pues la acreditación tiene vigencia de tres años y, necesariamente, debemos someternos en el futuro a una re acreditación.

El resultado de esta fiscalización fue extraordinariamente positivo, cuestión que nos llena de orgullo y satisfacción. El Hospital de Ancud va cumpliendo con su compromiso de Calidad y Seguridad, siendo nuestros funcionarios los mayores artífices de este logro. Es justo y necesario efectuar un reconocimiento especial a todos y cada uno de los integrantes de este centro asistencial, quienes día a día ponen lo mejor de sí para dar calidad y seguridad en la atención de nuestros vecinos ancuditanos. Nuestro desafío es seguir manteniendo y aumentando nuestros estándares de calidad, en beneficio de nuestros pacientes.

Es verdaderamente un orgullo pertenecer a este grupo humano; vaya para todos ellos mi mayor reconocimiento y aprecio.