En el marco del Día Mundial de esta enfermedad, entregaron información a los clientes de un concurrido supermercado, quienes se mostraron interesados en conocer más sobre la presencia de la patología en Chile.

 

 

Muy buena recepción por parte de las personas a las cuales se entregó información, tuvo la actividad de promoción y prevención de la Tuberculosis, en el marco del Día Mundial de la Lucha contra esta enfermedad.

Las profesionales del Hospital de Ancud, Camila Sotomayor, Enfermera, y Yasna Montero, Tecnóloga Médica, en los últimos días instalaron un stand en el supermercado Unimarc de Ancud, lugar de mucha afluencia de público donde compartieron información. Incluso llevaron un microscopio, para mostrar a las personas el Bacilo de Koch, bacteria causante de la enfermedad.

La idea fue justamente evidenciar que la Tuberculosis no es una patología completamente erradicada del país ni del mundo, por lo cual no se puede bajar la guardia. Y en ello el hospital ancuditano también hace su aporte.

Camila Sotomayor, también encargada del Programa de Tuberculosis del recinto asistencial, comenta que al año se contagian todavía unas diez millones de personas a nivel mundial. “Esto pasa porque la gente se ha olvidado de esta enfermedad y puede diagnosticarla. Es un diagnóstico fácil, rápido y gratuito para todos, al igual que el tratamiento”, señala.

 

 

CASOS EN LA PROVINCIA

Y las personas que estaban comprando a esa hora del día recibieron de buena manera la información entregada. Se entusiasmaron también al ver el microscopio y comprobar ellos mismos la forma y color del temido Bacilo de Koch. Incluso muchos niños aprendieron más sobre el tema. Fue una actividad conjunta con Atención Primaria de la comuna, donde se instaló stand informativos en lugares con alta afluencia de público.

La Tecnóloga Médica Yasna Montero cuenta que el equipo encargado del plan en el Hospital está continuamente trabajando, y esta fue una forma de mostrar esa tarea. Pero siempre hay una baja pesquisa de la enfermedad, debido principalmente a desinformación. “Esto pasa muchas veces por desconocimiento o porque se ha asociado (los síntomas) a otras patologías. Con estas iniciativas pretendemos elevar ese índice de pesquisa de la enfermedad, que los mismos pacientes se atrevan a consultarnos. El tratamiento es gratuito, ante cualquier consulta la gente puede acercarse al hospital o a los centros de atención primaria”, señala.

La detección tardía de la Tuberculosis puede ocasionar la muerte de una persona. Chile es uno de los países con menor prevalencia de TBC en Latinoamérica, pero no puede haber descuido. “Hay grupos de riesgo donde nosotros tratamos de pesquisar. En el Hospital de Ancud este año llevamos dos casos detectados. El 2018 hubo unos seis a siete casos. A nivel de provincia se habla de unos 30 a 35”, grafica Montero.

Por eso es importante prevenir. Camila Sotomayor agrega que el bacilo es altamente contagioso, pues queda en el aire. “Así se puede transmitir a otras personas, sobre todo en lugares muy cerrados. Por eso es importante prevenir ventilando las casas abriendo siempre las ventanas, también para que entre luz, porque con la luz del sol muere este bacilo. Cuando hay relación muy estrecha con una persona contagiada o se está unas horas con alguien con la enfermedad, ésta puede contraerse y se considera un contacto. Se realiza un estudio preventivo a todos los contactos con los exámenes correspondientes, para descartar o confirmar una infección, y así comenzar de inmediato el tratamiento, si corresponde”, sostiene la Enfermera.

 


SINTOMAS DE LA ENFERMEDAD

Los principales síntomas de la Tuberculosis son cuatro. El primero, tos con flema que se haya mantenido durante unos quince días. También se suma pérdida del apetito; cansancio y debilidad y; fiebre y sudoración por las noches. “Muchas veces eso se camufla, porque partes con un resfrío, una bronquitis y no pensamos en Tuberculosis. Todos esos síntomas hay que reunirlos y pensar que puede tratarse de esta enfermedad”, complementa la Tecnóloga Médica del Hospital ancuditano. Para descartar o confirmar un contagio, se practica un examen llamado Baciloscopía, donde en dos frascos el paciente debe depositar una parte de su flema.  Eso va al laboratorio y en 48 horas está la respuesta. “En caso que haya presencia del Bacilo de Koch, se inicia el tratamiento gratuito en el mismo hospital, o bien se deriva a atención primaria. Es muy sencillo pesquisar la enfermedad, un examen simple que no requiere procedimientos invasivos y rápido. Es importante que si hay niños en la casa hay que decirlo, las personas con las cuales se está en contacto. Eso ayuda a agilizar todos los procedimientos”, precisa Yasna Montero.

El tratamiento consiste en una asociación de medicamentos que se administran por un periodo de seis meses o más, según sea el caso, con lo cual se asegura la eliminación del Bacilo. “Para esta enfermedad hay tratamiento efectivo, es curable. La gente no debe asustarse ni discriminar por esta enfermedad, pero lo importante es mantener la prevención”, manifiesta finalmente la Enfermera Camila Sotomayor, agradeciendo la disposición de quienes hicieron posible el desarrollo de la actividad, la que espera replicarse con otros programas preventivos que se ejecutan al interior del establecimiento.

Al respecto, el Director del Hospital de Ancud, César González Erices, comentó que “para esta administración, estas actividades cercanas a la comunidad son sumamente importantes y las potenciaremos, pues finalmente nuestros usuarios deben ser siempre nuestro enfoque, como beneficiarios de las políticas públicas de salud”.