Todo el proceso se desarrolló durante los meses de Octubre a Diciembre del 2018, finalizando con una exitosa y satisfactoria reunión de cierre y reconocimiento a los distintos coachees.

 

A raíz de la preocupación e interés constante del Hospital de Ancud por mejorar el desarrollo del recurso humano y, con ello, el ambiente y satisfacción laboral de quienes se desempeñan en el recinto asistencial, se generó desde Calidad de Vida y Capacitación durante el segundo semestre del año 2018 un proyecto pionero. Así, se implementó procesos de Coaching Ejecutivos y de Equipos dentro de un primer servicio específico, que fue Ginecología, Obstetricia y Neonatología, donde ya existían compromisos institucionales en pos de intervenir y mejorar elementos del ambiente laboral y desarrollo interpersonal del equipo de trabajo. Para dar curso a las gestiones y desarrollo del proceso se formó un equipo patrocinador a nivel institucional, constituido por el Director del Hospital, Encargada de Capacitación y Psicóloga Laboral del establecimiento, además de contar con el apoyo del Servicio de Salud Chiloé (Subdirección de Recursos Humanos y Calidad de Vida) y, por cierto, toda la disposición e interés de parte de las jefaturas, tanto de matronería como médica del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología del Hospital.

 

APRENDIZAJES INDIVIDUALES Y GRUPALES

La Psicóloga Laboral del recinto asistencial, Jeniffer Bahamonde Pérez, explica que “esta actividad tuvo como fundamentos la necesidad institucional de seguir desarrollando aprendizajes individuales y grupales, orientados principalmente a generar cambios sustanciales de conducta deseados y sostenidos en el tiempo. Ello en torno a habilidades interpersonales y competencias laborales dentro de los equipos de salud del establecimiento, potenciando factores como Clima Laboral, Liderazgo, Comunicación, Resolución de Conflictos, Trabajo en equipo, entre otros”.

La profesional comentó que este tipo de actividades forman parte del Plan de Trabajo en Calidad de Vida y Mitigación de Riesgos Psicosociales del Hospital de Ancud, lo cual es una responsabilidad institucional en términos de su ejecución.

Desde lo metodológico era fundamental que los funcionarios que participaran lo hicieran voluntariamente, dado que el Coaching es un método que se basa principalmente en el acompañamiento e interacción entre el coach (profesional a cargo) y los coachees (participantes), que promueve el aprendizaje personal para mejorar el rendimiento de las personas. Se busca estimular el desarrollo de habilidades y competencias en una relación adulto-adulto, liberando el potencial de la persona desde lo que Es hasta lo mejor que puede Ser. Todo esto a través de un proceso donde se proponen objetivos, acciones de mejora y se desarrolla un plan de acción para lograrlo. En este mismo sentido, los funcionarios participantes debían tener el deseo de hacerlo en torno a considerarlo una oportunidad de desarrollo personal y laboral que les proveyó la institución. 

El Director del Hospital de Ancud, César González Erices, manifestó que para el recinto asistencial es de suma relevancia las buenas prácticas laborales, “mantener climas laborales estables y ojalá óptimos, para que de esa manera podamos relacionarlos bien con nuestros colegas y ese clima verse reflejado finalmente en nuestro usuario final. Estos procesos son importantes, y destacamos la colaboración de nuestros funcionarios para acceder a este tipo de intervenciones, que tienen un solo objetivo: Mejorar sus relaciones laborales e interpersonales, en pro de mejorar los climas y ello repercuta en nuestros usuarios, que son nuestra mayor preocupación”.

 


DE OCTUBRE A DICIEMBRE

El desarrollo del proceso de Coaching con el Organismo Técnico de Capacitación y formación denominado ENCAP (Entrenamiento y Capacitación) –consultora proveniente de Santiago-, desarrolló un total de siete sesiones presenciales tanto de Coaching Ejecutivo (para jefatura de matronería y jefatura médica) como de Equipos (estamento profesional y no profesionales), a cargo de la profesional Mirtha Menanteau Olmí, Coach Ejecutivo de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El profesional de apoyo logístico fue Lorena Soto, de la misma consultora.

La propia Mirtha Menanteau indicó que en ambos casos, “lo esencial fue lograr cambios iniciales de actitud y el comienzo del desarrollo de determinadas competencias, a través de un proceso de trabajo continuo y de mantención en el tiempo. Destacar tanto para el equipo de profesionales como ambas jefaturas –quienes finalizaron sus procesos-, que considerando que el número de sesiones para el logro de metas de implementación de mejoras es de 12 a 15 sesiones, y en este caso en la institución sólo se realizaron 7, el nivel de aprendizaje ha sido extraordinariamente satisfactorio, incluso para los mismos coachees (participantes), según los resultados expuestos en la sesión de cierre”.

Todo el proceso se desarrolló durante los meses de Octubre a Diciembre del 2018, finalizando con una exitosa y satisfactoria reunión de cierre y reconocimiento a los distintos coachees (funcionarios participantes) el día lunes 14 de Enero del 2019, en dependencias del Hospital. En esa jornada se contó con presencia de representantes del área de Calidad de Vida del SSCh y autoridades de la Dirección del propio Hospital.

 


EXPERIENCIA ENRIQUECEDORA

Nadia Quinteros Matus, Matrona Supervisora del Área Administrativa del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología del Hospital, contó que para su repartición, “el proceso de coaching fue una experiencia absolutamente enriquecedora, que nos permitió tener la capacidad de mirar nuestro actuar, detectar nuestras falencias en el ámbito de la comunicación, trabajo en equipo y clima laboral. Además, coincidentemente cada uno de los integrantes de este proceso en las primeras sesiones de coaching nos planteamos la misma meta de trabajo, lo que ayudó a avanzar y cumplir rápidamente con los objetivos del proceso”. La funcionaria agregó que “este camino hacia el cambio no se detiene en las siete sesiones ejecutadas, sino más bien debemos seguir poniendo en práctica las herramientas aprendidas, para que de esta manera continuemos mejorando en nuestro servicio la comunicación, trabajo en equipo  y clima laboral”.

De acuerdo a lo explicado por la Psicóloga Laboral Jeniffer Bahamonde, tal y como se retroalimentó en esta última jornada, si bien quedaron ciertas tareas de mejoras pendientes y que se esperan poder gestionar durante este año 2019, los distintos participantes que terminaron el proceso tanto de Coaching Ejecutivos como de Equipo se mostraron agradecidos y satisfechos por los logros alcanzados en los ámbitos personales y laborales. “Si bien es un trabajo y responsabilidad individual de los distintos funcionarios poder dar continuidad a lo incorporado durante el proceso, tanto la empresa a cargo como la institución desde el área directiva, dieron cuenta del apoyo y respaldo ante la mejora continua en materia de gestión para el Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología”, puntualizó la profesional.

La profesional de la consultora, Mirtha Menanteau, explicó que ahora viene una etapa de mantención, en la que los mismos coachees deberán cumplir con todas las tareas definidas por ellos mismos y que no fueron terminadas durante el proceso, buscando nuevas instancias que les ayudarán a mantener en el tiempo las mejoras y aprendizajes obtenidos. “Seguirán en esta etapa contando con el seguimiento y apoyo del equipo de coachs”, sostuvo.

Finalmente, el Director del recinto asistencial planteó que estos procesos pretenden replicarse en todo el hospital, “entendiendo que mientras más herramientas tenga el funcionario para tener una relación estable y óptima, mejor atención va a recibir nuestra población, que es lo que nos debiera mover en este sentido”, expresó González.