Hasta la ciudad llegó la Encargada Nacional de Procuramiento de Órganos, quien reiteró el mensaje que busca que más personas se anoten como donantes, dada las bajas tasas en Chile.

 

Con la presencia de dos chilotes que recibieron riñones gracias a una donación, se conmemoró en esta ciudad el Día Nacional del Trasplante. La fecha se recuerda en distintos establecimientos de salud  del país, en honor a aquel 22 de noviembre de 1966 cuando un equipo médico del Hospital “José Joaquín Aguirre” realizó el primer trasplante de riñón de un donante fallecido a un paciente insuficiente renal de 42 años. El año 2011 se instituiría la fecha como el Día del Trasplante.

A cincuenta años de este hito, el Ministerio de Salud ha emprendido diversas estrategias y campañas para lograr un aumento en la tasa de donación de órganos que registra el país, que equivale a siete donantes efectivos por un millón de habitantes. Una cifra muy lejana a lo que sucede en países desarrollados. Al respecto, el Director (s) del Servicio de Salud Chiloé, Carlos Zapata, hizo hincapié en la necesidad de aumentar el número de donantes efectivos. “Yo soy donante, por eso estoy pidiendo que las personas que no lo son, lo hagan y sean consecuentes con el discurso. Donar órganos es donar vida”, expresó el profesional, resaltando el trabajo que se hace en Chiloé para aportar con este tema.

El Hospital de Ancud cuenta con 21 años de experiencia en Hemodiálisis, convirtiéndose actualmente en poseedor de la canasta GES en estudio pre trasplante renal, después de años radicada esta función en el Servicio de Salud Reloncaví.

 


VALIOSOS TESTIMONIOS

El Director del Hospital de Ancud, Walter Keupuchur Meza, dijo que el recinto se está haciendo parte cada vez más de esta temática, “por la importancia que está teniendo y las modificaciones que se están experimentando para que esto sea un tema común y sea susceptible de conversarse en la familia. Como hospital nos sumamos a esta campaña, de difundir y transmitir información al respecto, para que en algún momento alcancemos las tasas de otros países respecto a la donación”.

Dos chilotes que han sido beneficiados con un trasplante estuvieron presentes conmemorando el hito. Uno de éstos fue José Pailañir, quien hace dos años se sometió a un trasplante de riñón, tras estar largos años en la Unidad de Hemodiálisis del Hospital ancuditano. “Hay muchas cosas que suceden a veces en las familias, donde no se respeta las decisiones. Se puede ayudar a muchas personas, hay que incentivar las donaciones”, dijo el ancuditano, refiriéndose a la negativa muchas veces de los familiares, a cumplir la voluntad de un donante.

Mismo mensaje entregó Pascual Aguila, quien hace nueve años también recibió un riñón donado. “Quince años estuve en hemodiálisis, no me gustaría volver a vivir eso. Gracias a Dios pude trasplantarme. Eso me cambió la vida”, dijo el queilino.

Hasta el recinto asistencial ancuditano llegó la Enfermera Paulina Acuña, Coordinadora de Procuramiento y Trasplante de Tejidos de la unidad del mismo nombre del MINSAL. La funcionaria sostuvo que al interior de las familias debe conversarse el asunto, para que se respeten las voluntades expresadas en vida. “Tenemos que hacer patente este tema, que sea habitual entre las personas, como lo es en países referentes nuestros como Uruguay o Argentina. Tenemos que crear esa cultura”, indicó, agregando que hay que desmitificar ciertos aspectos en torno a la donación de órganos.

 


TODOS COMPROMETIDOS

La Subdirectora Médica del Hospital de Ancud, Dra. Huguette Urbina Reyes, comentó que es patente día a día la relación estrecha entre los funcionarios del recinto asistencial y las personas que se dializan. “Vemos cómo semana a semana, tres veces, los pacientes deben estar acá. Cuando viven en la ciudad no cuesta llegar, pero cuando viven muy lejos, es insostenible llevar una vida normal. Con los testimonios de nuestros trasplantados, el comentario final es que volvieron a la vida, porque tuvieron acceso a un trasplante. El hecho que estemos en esta mesa, significa que estamos todos en la provincia comprometidos con esto, el procuramiento de órganos y posteriormente el trasplante de una persona. Los hospitales de Ancud y Castro tenemos una gran misión, que es poder incentivar a la gente a que sea donante”, subrayó la doctora.

El encuentro con los medios de comunicación y los profesionales del Hospital de Ancud, finalizó con un reconocimiento a la Dra. Ligia Gallardo, Cardióloga de gran trayectoria que fue señera en conseguir que el recinto asistencial pueda ofrecer la canasta GES para estudios de pre trasplante renal. Emocionada, la facultativa agradeció el gesto: “Las instituciones se crean con la voluntad y ganas de la gente, de hacer mejor las cosas…”, manifestó.