En el último tiempo, la Unidad ha sido complementada por equipamiento de última generación, lo que aumenta el compromiso de sus funcionarios por prestar cada vez un mejor servicio a los pacientes.

 

“La Central de Esterilización de cualquier hospital es el corazón de la institución”. Así define Milena Oróstegui, Enfermera Subdirectora de Gestión del Cuidado, la importancia de esta Unidad. Y en el recinto asistencial ancuditano no es la excepción. Teniendo presente aquello, es que en los últimos años se ha hecho una importante inversión en equipamiento, para cumplir cabalmente con las normativas del Ministerio de Salud.

“Todo lo que realiza el Hospital depende de esta Central. Todos los elementos con que otorgamos cuidado a los pacientes, tienen que pasar por acá. El objetivo es entregar material estéril a los distintos profesionales para que desarrollen sus prestaciones”, agrega.

Es un proceso complejo, que requiere una formación específica por parte de las personas que trabajan en la unidad. “Está al servicio de todo el hospital, por lo que tienen una gran responsabilidad. Así lo han comprendido y se nota en la entrega que tienen en el servicio”, agrega la misma profesional.

Recién hace unos cinco años se ha desarrollado la Unidad, llevándola a estándares adecuados comparables con otros hospitales de la zona central.

El 2012 se automatizaron los Autoclave del recinto, que hasta entonces eran manuales y tenían más de 35 años de funcionamiento. “La seguridad en el proceso era muy básica. Hoy tenemos dos Autoclaves Automáticos de 300 litros cada uno, a vapor, más uno en frío a base de Formol, absolutamente biodegradable, seguro en su proceso. Recientemente concluimos la instalación de la Lavadora Automática. En los últimos años hemos modernizado mucho esta Central”, agrega Milena Oróstegui.

 


ATENCION A SERVICIOS

Valeska Conejeros, Enfermera Jefa del Servicio de Esterilización, comenta que el instrumental que reciben, esterilizan y entregan, corresponde a Cirugía, Medicina, Maternidad, Policlínico y Urgencias. El Servicio Dental también procesa su instrumental en la Central, pero con personal de su unidad.

Normalmente cuando llega instrumental desde Pabellón, son cajas quirúrgicas con muchas piezas, que pasan por los distintos procesos hasta llegar al vapor saturado de los Autoclave. Todo ese proceso puede durar unas dos horas, tiempo en que nuevamente el instrumental está disponible para su uso.

Hay otro tipo de materiales que son más sensibles al calor, como electrobisturíes, que por protocolo de uso se reesterilizan, donde se usa formaldehído. Pero lo más relevante es el Autoclave con vapor saturado.

En la Central trabajan siete Técnicos Paramédicos y un Auxiliar de Servicio. Su horario de funcionamiento es entre 8 de la mañana y 20 horas, en turnos rotativos. Sábado y Domingo también hay un turno de 9 a 13 horas.

Pero las crecientes prestaciones del Hospital de Ancud, están generando el análisis de sumar más horas de trabajo en la Unidad. Se ha incorporado Traumatología, Urología y Dermatología, también en su momento Cirugía Vascular. Se proyecta Oftalmología, y Cirugía y Traumatología Infantil. “Estamos pensando en un futuro muy cercano poner en marcha un sistema de cuarto turno para dar cumplimiento a todas las especialidades nuevas. Es decir, dar atención las 24 horas en el Servicio, porque la jornada extensiva ya está quedando corta. Podría implementarse el próximo año”, cuenta la Subdirectora de Gestión del Cuidado.

 

PREPARACION Y CONOCIMIENTO

En promedio, la Central está procesando cuatro cargas diarias de 300 litros cada una, por lo que su volumen de procesamiento asciende a los 1.200 litros diarios. “Cada funcionario tiene su tarea definida, pero se va rotando, pues es un trabajo muy tedioso. Pero más que trabajar de manera individual, somos un equipo, todos vamos en pro de la calidad de nuestros productos”, apunta la jefa de la Unidad.

Quienes trabajan aquí deben tener una sólida preparación y conocimiento del instrumental. El equipamiento instalado funciona a través de métodos físicos y químicos, que deben ser correctamente operados. “Trabajamos con las cajas quirúrgicas, las sometemos a ciertos procesos, pero también debemos saber el nombre de cada pieza y qué proceso incorporar a ese instrumental. Todos nuestros técnicos están capacitados para eso. Hay cajas con 60 piezas. Todo eso debe tener un conocimiento de base. Es sumamente delicado, es un servicio especializado”, puntualiza la encargada de la Central.

Para la Técnico Paramédico, Any Ojeda, trabajar en esta Unidad es muy gratificante. Ella está certificada como Operadora de Autoclave por la SEREMI de Salud, tras rendir este año –junto a otros cuatro compañeros de trabajo- su examen que les acredita por tres años. “Mi experiencia ha sido bastante grata, he tenido que aprender nuevas cosas, porque estuve en otros servicios anteriormente y venía esporádicamente acá. Pero luego cuando ingresé definitivamente debí aprender todo; gracias al apoyo de mis enfermeras jefes y compañeros, he podido desempeñarme bien en mi labor”, señala.

 

La disciplina y el conocimiento son aspectos fundamentales dentro del equipo. “Hay que conocer el instrumental, es muy delicado trabajar en el servicio, cualquier error puede ser fatal. Desde el comienzo, durante todo el proceso y hasta que se entrega, hay que mantener el cuidado. La base de todo es trabajar bien en equipo y mantener una buena comunicación, o si no, el trabajo no se lograría. Estoy muy contenta, tenemos capacitaciones constantes, el apoyo que nos dan nuestros enfermeros ha sido siempre. Me siento cómoda, es un buen servicio, el corazón del hospital…, no es un servicio olvidado”, señala Any Ojeda.

Así, con dedicación y absoluta responsabilidad y compromiso, se desarrolla la tarea en la Central de Esterilización del Hospital de Ancud, que, dicho sea de paso, cuenta con dos plantas de agua independientes, pues no debe operar con agua potable desde la red común. Esto para evitar un deterioro rápido del instrumental, además de ser un factor más para otorgar la absoluta certeza de entregar material estéril a los diversos servicios del recinto asistencial.